Respuesta sobre las recientes acusaciones a Rivas Puede de usar indebidamente una sala municipal.


812810325_83691_9733515401828325111 Taller.Presupuesto

Recientemente el ex-concejal del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid José Carlos Querencias, dirigente del partido Ciudadanos de Rivas (CDR), ha estado vertiendo en redes sociales unas acusaciones contra Rivas Puede en el sentido de que este grupo municipal utilizó, el pasado 25 de octubre, el Salón de Bodas del Edificio Administrativo del Ayuntamiento sin hacer el preceptivo pago por el mismo. Acusaba al Gobierno municipal de dar trato de favor a Rivas Puede porque, según Querencias y otras personas afines a él, nuestro partido es la “fiel oposición” al Gobierno de Somos Rivas.

Queremos en primer lugar despejar cualquier duda respecto a la corrección de nuestro proceder, ya que el Salón, solicitado para realizar un Taller de Presupuesto Municipal, fue pedido el pasado 19 de octubre. Con esa misma fecha fue concedido su uso y presupuestado su alquiler por parte del departamento correspondiente del Ayuntamiento. Adjuntamos copia de los correos electrónicos intercambiados entre nuestro despacho del Grupo Municipal y las personas del mencionado departamento, que atestiguan todos estos extremos. El pago de la cantidad presupuestada no pudo hacerse hasta que la factura no estuvo en nuestro poder, lo cual no ocurrió hasta el día 2 de noviembre.

Es muy destacable el hecho de que el dirigente de CDR se apresurase de manera tan exagerada a “denunciar” ese pretendido trato de favor (nos acusaba de usar gratis la sala), ya que el taller de Rivas Puede se impartió el domingo 25 de octubre y Querencias estaba propagando ese rumor al día siguiente, lunes 26 del mismo mes. Tenemos claro que esas prisas derivaban de su necesidad de correr para “denunciar” algo antes de que fuera evidente que no había nada que denunciar.

Querencias se permitía incluso la osadía de rechazar el uso de una sala municipal que es utilizable de manera habitual por cualquier asociación, entidad o particular que lo solicite y que acepte pagar el precio estipulado. Y lo rechazaba argumentando que no es apropiado usar en domingo una sala cuya utilización conlleva la contratación de personal de seguridad para abrir y mantener abierta la sala durante las horas de uso, así como efectuar la limpieza y demás tareas habituales. Tanto en el presupuesto como en la factura que adjuntamos puede verse que en la cantidad pagada por Rivas Puede se incluyen conceptos como “Electricidad y climatización”, “Control de accesos” y “Limpieza”. Es decir, el alquiler incluye esos conceptos, como es normal que ocurra. No pretendemos usar nada gratis si no está especificada su gratuidad para todo el mundo, y no lo hacemos.

En realidad José Carlos Querencias no tiene un problema con que Rivas Puede use una sala municipal. Su problema radica en el hecho de que después de ocho años de “oposición ausente” ejercida por él mismo en el Ayuntamiento de Rivas, ahora no puede soportar un apartamiento que le borra del mapa más aún de lo que él mismo se borró durante esos ocho años. Es por ello que busca desesperadamente agarrarse a cualquier clavo ardiendo, incluso si el clavo es inexistente (como en este caso), para adquirir un protagonismo que las urnas le negaron con toda la lógica del mundo, dada su inactividad e irrelevancia en la política municipal durante dos legislaturas.

José Carlos Querencias ha hecho durante muchos años un papel diseñado a medida y que se basa en la pretendida honestidad y llaneza del hombre “del pueblo”. Una conducta campechana que pretende granjearse la simpatía de gente que cree ver en ella el síntoma evidente de la honestidad, tal como antes que él lo hizo Esperanza Aguirre. Una conducta, sin embargo, que lo que busca es ocultar la falta de ideas políticas y el exceso de ganas de protagonismo y de todos los beneficios inherentes a ello.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*