¿Una votación “rara”?


TW

 

En el Pleno municipal del 25 de febrero Rivas Puede votó en contra de una moción presentada por PP y Ciudadanos que pedía la adhesión del Ayuntamiento a un convenio ya sellado entre la Comunidad de Madrid y varias empresas del sector de la distribución de energía, con el fin de crear un fondo para cubrir los consumos de familias con graves problemas económicos. No fuimos los únicos, ya que Somos Rivas y PSOE votaron también en contra. ¿Raro, no? Pues tiene su explicación y bien sencilla.

El convenio suscrito entre el Gobierno autonómico y las empresas Endesa, Unión Fenosa y Gas Natural nutre con un millón de euros del presupuesto regional, el fondo mencionado para pago de consumos de familias en situación de precariedad. La adhesión o no de los ayuntamientos al convenio no altera su validez y las familias que puedan acogerse a los beneficios derivados del mismo seguirán pudiendo hacerlo.

Los problemas que, vistos los argumentos expuestos en el Pleno, teníamos los tres grupos mencionados, se basaban sobre todo en que el convenio sólo se establece con las empresas mencionadas, pero no con todas las distribuidoras (quedan fuera una grande y varias pequeñas, además de las que se dedican al sector de las energías renovables), con lo que aquellos fondos que los Ayuntamientos ya tienen consignados en sus presupuestos para atender este tipo de problema de precariedad, si se destinan a nutrir el convenio de marras, ya no podrán cubrir a familias cuyos suministradores sean alguno de los que no figuran en el convenio.

Por otro lado, a los tres grupos municipales nos parecía totalmente inaceptable que, una vez más, las eléctricas se beneficien de una medida tendente a solucionar un problema social gravísimo sin poner ellas mismas ni un euro. Porque en el convenio lo único que las empresas se comprometen a hacer es no cortar el suministro cuando la administración les haya pagado lo que las familias no puedan pagarles. Es decir, no se comprometen a nada. Es posible, sin embargo, que puedan incluir en sus contabilidades una  aportación a fines sociales que les permita desgravarse beneficios. En definitiva, una burla.

Por último, nos tememos que las aportaciones de los ayuntamientos a un convenio de este tipo sean silenciadas por el Gobierno regional, apuntándose el tanto del “engorde” del fondo sin mencionar la fuente del mismo.

Lo que Rivas Puede planteamos fue que nuestro Ayuntamiento aumente la cantidad destinada a ayudas sociales y que éstas cubran en mayor medida, si es necesario, el problema de impago forzoso de los suministros básicos. Ya es suficiente vergüenza que un ayuntamiento como el de Rivas dedique a fines sociales, él solo, la mitad de presupuesto de lo que toda la Comunidad de Madrid aportará a este capítulo; pero que encima pretendan vaciar el arca municipal sin solucionar ningún problema adicional, nos parece sangrante.

En definitiva: el dinero, mejor que salga del presupuesto muncipal: las familias necesitadas cobrarán más y, sobre todo, lo cobrarán mucho antes.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*