El Partido Popular pretende que los concejales pobres dimitan y nada dice de los corruptos 1


BarcenasEl PP de Rivas ha hecho público un comunicado hoy, 4 de marzo de 2016, en el que  insinúa que el concejal de Rivas Puede Miguel Quesada debe dimitir. La razón de esa insinuación es que Miguel Quesada, según el PP de Rivas, se ha beneficiado de un privilegio consistente en poder compensar una deuda que tenía con la hacienda municipal por el impago del IBI, a base de que le descuenten ese importe de las dietas que percibe por asistir a plenos municipales (Miguel Quesada no es un concejal liberado y, por tanto, cobra los plenos a los que asiste, tal como le permite el Codigo Ético de Rivas Puede y tal como hace el resto de concejales no liberados del Ayuntamiento de Rivas).

Bueno sería conocer las circunstancias por las que el concejal de Rivas Puede se ha visto obligado a acumular esa deuda con el Ayuntamiento (y el propio edil ha tenido la valentía de narrarlo en una entrada de esta web). Circunstancias que nada tienen que ver ni con la falta de sentido cívico de la gente que no paga porque no le da la gana, ni con la no menos incívica y criminal actitud de quienes no contentos con adueñarse de los dineros públicos, hacen además lo posible por no pagar sus impuestos evadiéndolos a paraísos fiscales más o menos lejanos.

Pero aparte de conocer los porqués de ese impago, el núcleo de la cuestión es la consideración que el PP hace de que compensar la deuda con el cobro de sus retribuciones por asistencia a plenos municipales, es un privilegio. Debería saber el PP que la compensación de deudas con organismos públicos es una práctica absolutamente legal y, más aún, deseada por muchas administraciones, ya que les permite garantizarse el cobro de impuestos, tasas o cualquier otra deuda que un particular o empresa mantenga con ellas. Por poner ejemplos que a los militantes del PP les pueden sonar, cualquiera de los imputados en los casos Aquamed, Andratx, Arcos, Arroyo, Baltar, Bankia, Bon Sosec, Brugal, CAM, Faycan, Funeraria, Gürtel, Hügel, Pasarela, Imelsa, Bárcenas, La Fabriquilla, Naseiro, Palma Arena, Parques Eólicos, Pokémon, Porto, Rasputín, Rus, Salmón, Totem, Troya, Umbra, Zamora, Ciudad del Golf, Lino, Facturas de Comunidad Valenciana, Taula, Plan Rabasa o Trama Zeta (por quedarnos con los más conocidos), cualquiera de los imputados en esos y otros casos podría haber planteado a Hacienda que les compensaran sus impuestos. No lo hizo ninguno, naturalmente. Prefirieron evadirlos y mirar a ver si podían ocultarlos. Pero podían haberlo hecho.

Lo que demuestra el hecho de que Miguel Quesada haya planteado a Hacienda de Rivas un plan de pagos mediante compensación de deuda con los cobros por asistencia a plenos municipales, no es otra cosa que la voluntad de pagar del concejal. Una voluntad que siempre estuvo presente, pero que anteriormente no estuvo por desgracia acompañada por unos ingresos regulares que le permitieran atender sus obligaciones fiscales. Cuando ha tenido esos ingresos regulares, por pequeños que sean, se ha apresurado a ponerlos a disposición del pago de su deuda. A nosotras y nosotros lo que nos parece esto es ejemplar.

Porque no pagar impuestos porque no se tiene con qué, es una situación que por desgracia mucha gente conoce. No es ninguna vergüenza no pagar impuestos porque no se consigue un empleo mínimamente estable y retribuido dignamente. Lo que es una vergüenza es no pagarlos cuando sí se tiene con qué hacerlo, o, más aún, cuando le sobra a uno el dinero.

Para colmo, el comunicado del PP dice que a día de hoy, 4 de marzo de 2016 (fecha en la que el comunicado aparece), Miguel Quesada “mantiene con este Ayuntamiento una deuda por un importe de 2.059,95€ correspondiente a las deudas del Impuesto sobre  Bienes Inmuebles (I.B.I) desde, al menos, el ejercicio 2013”, algo que es radicalmente falso, ya que el escrito presentado por nuestro concejal solicitando la compensación de su deuda fue presentado en el Ayuntamiento en noviembre de 2015, siendo contestado favorablemente en diciembre de ese año, procediendo la administración municipal a compensar desde ese mismo momento una parte de la deuda con las retribuciones por asistencia a plenos que el Ayuntamiento adeudaba a Miguel Quesada desde septiembre de 2015. En la fecha en que el PP de Rivas ha podido acceder a esta información, pues, la deuda no era ya la que menciona, sino muy sensiblemente menor. Y en cualquier caso, había sido cancelada en su totalidad antes de la aparición de este comunicado.

Son razones de peso, pues, las que nos llevan no sólo a no solicitar la dimisión de Miguel Quesada, sino a aplaudir una conducta que deja fuera de toda duda su voluntad de hacer frente a sus obligaciones fiscales, incluso aunque eso le lleve a continuar viviendo precariamente, tal como el propio concejal explica en el artículo mencionado. Ciertas personas deberían tomar nota y aprender de él.

Grupo Municipal Rivas Puede


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Un comentario en “El Partido Popular pretende que los concejales pobres dimitan y nada dice de los corruptos

  • Esteban Vega

    Que lamentable es tratar de sacar rédito político, con los problemas y las adversidades de los demás y ademas mintiendo.

    Mas aun cuando el PP, está podrido, lleno de imputados y con gente de sus altos cargos en la cárcel, y precisamente no es que lo diga yo, lo dicen los jueces y los hechos.

    Desde que ejemplaridad moral y ética, nos pueden dar lecciones el PP.

    Si fuesen honrados, ya habrían sacado un comunicado, alegando, que dados los problemas que tiene su partido, no tienen potestad moral de juzgar a nadie y pidiendo perdón al concejal de Rivas Puede