El pobre Pedro Sánchez casi todo lo hace mal


pedro-sanchez

 

472096_104820189651485_1084866915_o

 

 

JuanM del Castillo


 

Y según algunos, los que más mandan en su propio partido, no es casi todo, sino que es que ‘todo lo ha hecho mal’, desde el mismo momento de su elección como Secretario General (SG) lo que ha venido acumulando son errores, uno detrás de otro…

No es que por ser SG uno ya tenga ‘patente de corso’ para hacer y deshacer todo lo que le venga en gana, pero digo yo ‘que para algo se les elige’: capacidad de plantear estrategias, credibilidad y respaldo a lo que dice y hace,…, y poner en marcha las decisiones de los órganos de dirección que se presupone representan la voluntad de los militantes. Pero ninguna de estas prerrogativas de autoridad le han permitido desarrollar: sus opiniones desmentidas por terceros; sus estrategias cuestionadas por líderes y lideresas autonómicos; las conclusiones de su Comité Federal torpedeadas por maniobras conspiratorias intestinas; el intento de que el PSOE fuera el partido gobernante, desmantelado por González, Cebrián y el IBEX35,…

Aunque parece que ni en su dimisión como diputado ha acertado: dimite antes de la votación de investidura de Rajoy, librándose de votar no o abstención (y de la posible sanción, de haberlo hecho). Eso sí, deja ‘con el culo al aire’ a todos los que le habían apoyado hasta ese momento, además de quedarse sin la única plataforma de visibilización que le quedaba.

Tengo serias dudas, sobre cual fuera su intencionalidad cuando aceptó la entrevista con J. Évole, quizás ingenuamente, solo anunciar su campaña de ‘reconstrucción del PSOE y recabar apoyos para su, de nuevo candidatura a SG’, ahora sí por derecho propio y sin ‘mimos de la Cruella de Vil Susana’. Lo que quizás no previó, era la habilidad de Évole para hacer que ‘se mojara’, el entrevistador fue tirando de las palabras ‘con hilo de pescar’ y el entrevistado, entre titubeos, frases a medias y sudores, fue desvelando los distintos elementos de la trama: a él le pusieron de SG porque Susana Díaz aún no se sentía preparada; la pretensión de F. González, S. Díaz y otros barones, no era otra que colocar a un ‘lacayo fiel y obediente, con un contrato temporal’; esos poderes fácticos del propio PSOE, además de los presidentes de los bancos y grandes empresas, le prohibieron terminantemente cualquier acercamiento a Podemos, ya desde las elecciones de diciembre 15; con el ‘paripé’ de su investidura, solo pretendieron que Podemos se sometiera al acuerdo con Ciudadanos; vistos los resultados de las elecciones de mayo16, fue la primera vez que él, Pedro Sánchez, se atrevió a sondear un gobierno de izquierdas. Y lo había conseguido, los apoyos le daban la mayoría (incluidos los independentistas); pero los poderes fácticos del partido y del país no estaban dispuestos a consentírselo, había que derribarlo. Y así lo han hecho.

¿De qué tenían miedo? Evidentemente de no seguir siendo ellos quienes dicten las políticas a llevar a cabo en este país. De que sus múltiples negocios ‘de trapicheo’ se vayan al traste. De que los nuevos que lleguen al gobierno, empiecen a ‘levantar alfombras’ y saquen todas las inmundicias de los que han ido pasando por el gobierno y de sus amigos los grandes empresarios (bancos, grupos de comunicación, eléctricas y energéticas en general, industria armamentística, el negocio de las farmacéuticas y la salud, etc.). En todas ellas políticos, expolíticos, prohombres de las finanzas, magnates de la comunicación, grandes empresarios,…, todos tienen algo que perder y, por el contrario mucho que ganar, aunque sea a costa del empobrecimiento colectivo de la población y la destrucción de un partido histórico como el Partido Socialista Obrero Español, desde el año 1879.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*