Rivas Puede recrimina al Gobierno municipal que “fuerce” la construcción de una nueva fase del VI Plan de Vivienda


La tercera fase del Plan de vivienda municipal consta de unas 200 viviendas de tipologías y precios previstos similares a las de las fases anteriores. Según el partido ripense “El Gobierno reconoce que sólo cuenta con la mitad de adjudicatarios comprometidos, pero fuerza en el Consejo de Administración de la EMV la aprobación del pliego de contratación de la obra, con el voto en contra de Rivas Puede, PSOE y Ciudadanos y la abstención del PP”. La promoción podría elevarse a unos 20 millones de euros. Rivas Puede vota en contra por considerar “inasumible el riesgo de que la EMV tenga que quedarse con la mitad de viviendas por incapacidad de los adjudicatarios para encontrar crédito bancario”.

El Consejo de Administración de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) de Rivas aprobó ayer el pliego de contratación correspondiente a la construcción de la tercera fase del VI Plan de Vivienda, a desarrollar en la parcela denominada como RC<110-9 en el Plan Parcial “Cristo de Rivas”. El desarrollo implica la construcción de una nueva manzana que albergará algo más de 200 viviendas en altura.
Rivas Puede votó en contra de la aprobación de este pliego de contratación recordando que “veníamos diciendo, desde septiembre de 2015, que el desarrollo íntegro del VI Plan de Vivienda requería, para su aprobación por nuestra parte, de un debate monográfico centrado en la política de vivienda pública que se viene efectuando en Rivas. Ese debate ha sido escamoteado por el Gobierno municipal después de más de un año asegurando que lo llevaría a cabo, y con ello se quedan en el tintero las razones que nos llevan a poner en duda la viabilidad de construir esta nueva fase del Plan”, asegura la CUP ripense.
Para la formación morada “esa promoción se entregaría previsiblemente alrededor de 2019, justo en el momento en que la práctica totalidad de los analistas económicos solventes vaticinan una nueva recesión económica que fácilmente podría poner en peligro la posibilidad de vender todas las viviendas de esta fase”. Con un coste de construcción que podría estar en torno a los 20 millones de euros, la CUP ripense calcula que ese riesgo podría hacer que la EMV tuviera que “quedarse con la mitad de las viviendas”, es decir unos 10 millones de euros.
Por otro lado, Rivas Puede considera que “la EMV ha venido construyendo viviendas de tipologías muy similares en los diferentes planes, y todavía es momento de replantearse si esas tipologías, así como su condición de venta o alquiler, han de seguir siendo los que hasta ahora se han mantenido” y apostilla: “para todo eso es para lo que venimos reclamando desde septiembre de 2015 un debate monográfico que durante todo este tiempo nos han prometido, pero que de repente han decidido hurtar”.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*