Planes Especiales que no deberían comprometer el futuro urbanístico de Rivas


En el Pleno del pasado 26 de enero Rivas Puede se abstuvo en el punto en que el Gobierno presentaba a aprobación el Plan Especial que afecta a cuatro parcelas del barrio de Cristo de Rivas, junto a La Luna. El motivo quedó muy claro: no vamos a aprobar planes especiales que modifican el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) sin un debate a fondo del futuro de éste. De lo contrario habrá poco futuro que debatir, porque habrá quedado definido plan especial a plan especial.

El Grupo Socialista se abstuvo también y Ciudadanos y el PP votaron en contra, por lo que Somos Rivas fue el único grupo que votó a favor. La casualidad quiso que la portavoz de Ciudadanos no estuviese presente en el Pleno por enfermedad, lo que hizo que hubiera un empate a 7 votos (3 de Ciudadanos + 4 del PP, contra los 7 de Somos Rivas), empate que se resolvió favorablemente a la propuesta del Gobierno por el voto de calidad del Alcalde.

Somos conscientes de que, en sí mismo, el Plan Especial presentado no contenía, a nuestro entender, ningún “punto oscuro”. El motivo de la abstención no fue ese, sino, como queda dicho, la falta de un debate en profundidad sobre el actual PGOU y su necesaria modificación. En juego está cómo hacer las cosas para que los desarrollos del Plan que aún restan por llevarse a cabo (la inmensa mayoría de los cuales se concentran en La Luna, Cristo de Rivas y La Fortuna, tres zonas que se funden prácticamente en el extremo norte de Rivas) no dibujen para esas zonas un futuro demasiado similar a buena parte del resto de Rivas. Un modelo con puntos a favor, pero también con evidentes puntos en contra, que se pueden resumir en la muy difícil sostenibilidad económica, social y ambiental del mismo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*