Rivas Puede condiciona su apoyo en Rivamadrid al estudio de una reestructuración del equipo directivo


rivamadrid

Rivas Puede emitió el pasado 6 de octubre un voto particular en la reunión del Consejo de Administración de Rivamadrid según el cual daba su apoyo a la contratación de una persona para la Gerencia de la Empresa Municipal de Servicios local, pero ponía una condición: que sirva para llevar adelante un estudio de la estructura funcional y salarial de la empresa con especial atención a los salarios de los directivos, que el partido ripense considera “anormalmente altos”.

El portavoz de Rivas Puede, José María Álvarez, ha declarado al respecto que “en Rivamadrid hay una situación de descontento cada vez más generalizado entre las y los trabajadores, y una parte de culpa de ello la tiene la situación de rebajas salariales que en su día se les impusieron y que contrastan con los salarios de muchos de los directivos, anormalmente altos en nuestro municipio”.

Álvarez, consejero en el Consejo de Administración de la empresa pública ripense en representación de Rivas Puede, cree también que “la estructura directiva es en estos momentos poco clara, pero con la contratación de una gerente [la persona en la que piensa el Gobierno de Rivas es una mujer] puede convertirse en más extraña aún”. Para el portavoz de Rivas Puede “hasta ahora había un puesto de Coordinador General que con la contratación de una gerente deja de tener sentido”.

El puesto al que alude Álvarez estaba ocupado por José Gómez, antiguo Gerente de Rivamadrid en la época de José Masa en la Alcaldía de Rivas. Gómez anunció su disposición a dimitir del cargo cuando Masa dimitió como Alcalde y Pedro del Cura tomó el relevo al frente de la Corporación, pero gestiones realizadas desde el entorno de Del Cura consiguieron que José Gómez continuara, en la práctica, al frente de Rivamadrid. El directivo, no obstante, puso como condición que su cargo no fuera el de Gerente, por lo que se creó un nuevo puesto en el organigrama, que es el que ahora ocupa.

Una lanza por Rosa

Por otro lado, en la misma reunión del Consejo de Administración de Rivamadrid el portavoz de Rivas Puede puso sobre la mesa el caso de la trabajadora Rosa Pastor, a la que la empresa adeuda, según la trabajadora, una parte sustancial de los salarios de tramitación correspondientes a los meses que ha estado suspendida de empleo y sueldo. Pastor ha ganado varios juicios en los que se declara nulo su despido, por lo que el Ayuntamiento debía abonarle los meses en los que estuvo suspendida.

José María Álvarez hizo mención de este caso y llamó la atención sobre el hecho de que “Rivamadrid ha estado recurriendo numerosas veces las sentencias favorables a la trabajadora, a sabiendas de que existían muy pocas posibilidades de que los recursos prosperasen, con el consiguiente gasto injustificado de dinero”. Álvarez pidió que se le pagaran de una vez los salarios atrasados a Rosa Pastor y anunció que habrá una investigación sobre la actuación legal de la empresa en este caso. También invitó a la nueva gerente de la empresa a reunirse, junto con el Presidente de la empresa y la Consejera Delegada (el Alcalde, Pedro del Cura, y la concejala de Medio Ambiente, Sira Rego) a reunirse con Rosa Pastor a la mayor brevedad posible.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*