• CARLA DE NICOLÁS CASTRO


 

 

Motivación

Gracias a mi profesión y a mi experiencia, he aprendido que en esta vida todo es mejorable y todo se puede cambiar. Creo en la regeneración democrática, en la restauración del tejido social y en la transmisión de la soberanía a los/as ciudadanos/as en cualquier ámbito y el caso de Rivas no es una excepción; la mejora del modelo es posible. Desde un prisma práctico, considero que una nueva gestión municipal es necesaria, tendiendo cada vez más, hacia un modelo de organización humanista donde la dignidad de las personas sea lo primero.

El cambio, parte de uno mismo, y es por esto, que hoy decido dar un paso al frente y hacer mía esa responsabilidad, la responsabilidad de transformar esta sociedad, de defender nuestros derechos y de recuperar la gestión de nuestra ciudad para que vuelva a ser un estandarte de sostenibilidad y transparencia.

Tenemos una misión muy importante: devolver a los y las ripenses todo el esfuerzo, todas las luchas y todas las reivindicaciones que han/hemos realizado para construir un Rivas mejor.

Biografía

Nací un mes de Abril de 1984, en el seno de una familia de clase media, trabajadora y sindicalista, que me inculcó desde pequeña que las cosas no se regalan, ni se otorgan por derecho, sino que se ganan con esfuerzo y sacrificio. Tengo 30 años y llevo viviendo en Rivas 29, por lo que me siento muy arraigada a esta ciudad.
Actualmente, me encuentro terminando la Licenciatura en Administración y Dirección de Empresas, y a su vez, un Máster en Comercio Internacional.
Desde hace 11 años, trabajo en una multinacional del sector del transporte, primero lo hice en el Área Financiera y más tarde, en el Área de Organización, Tecnología y Proyectos. En esta última, desarrollo mi profesión, pues me dedico a la Consultoría de Procesos y a la Gestión del Cambio Organizacional, es decir, al análisis, la definición e implementación de los procesos en la empresa, la localización de áreas de mejora, la búsqueda de soluciones orientadas al desarrollo y la implantación de los cambios de forma progresiva y óptima.
Salvo en Podemos, nunca he militado en otro partido político, si bien, siempre me ha interesado la política de un modo natural, como algo que afecta a nuestras vidas y las determina. Desde muy joven he participado en múltiples manifestaciones y he reivindicado mis derechos siempre que he podido; quizá por aquella frase de Eduardo Chillida, que se me quedó grabada desde bien temprano: “Un hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo”