• ANTONIO CAMARGO SANCHO


 

 

Motivación

Apenas recuerdo una época en la que no haya estado buscando mucho de lo que ahora Rivas Puede está en disposición de obtener y de dar al mismo tiempo: una verdadera participación, unas ganas de volver más justa una sociedad profundamente injusta. Y de hacerlo, incluso, en mi ciudad. Me presento para eso que se ha dado en llamar “candidato honorífico” porque pienso que mi trayectoria, desde 1983 en Rivas y desde mucho antes en Madrid, puede ayudar a esta candidatura a ser mejor valorada. No es una falta de modestia por mi parte, es simplemente que llevo muchos años en la lucha y mucha gente me conoce por ello. Espero que toda esa gente, o al menos la mayoría, tenga una buena valoración de lo que he hecho y, en consecuencia, también de lo que estoy dispuesto a apoyar: esta candidatura de Rivas Puede.

Biografía

Tengo 66 años y en toda mi vida ha destacado, más que mi actividad laboral o profesional, la política. He militado, hace ya una eternidad, en la LCR, después en Espacio Alternativo y en Izquierda Unida. Pero sobre todo, he sido sindicalista en Robert Bosch (una fábrica en la que se siguió una lucha prolongadísima y ejemplar, allá por los años 70, y de la que tengo el orgullo de haber sido parte muy importante), he militado en el movimiento de solidaridad, en el pacifista, en el vecinal, en el de las APAs durante todo el tiempo en que mis hijos fueron a la escuela, aquí en Rivas. Vine a vivir aquí en 1983, cuando todo esto era poco más que un conjunto de montes y descampados, y he visto crecer la ciudad, y he participado en ello a mi manera, que ha sido la de mucha gente: arrimando el hombro desde esos movimientos sociales. Ahora, jubilado ya, creo que aún puedo dar de sí. Y aquí estoy, para lo que haga falta. Gracias a la vida.